martes, 13 de enero de 2009

DESTRUCCIÓN DE LA MUJER OCCIDENTAL .



Observamos día a día que diversos organismos y campañas buscan que la mujer se "libere" supuestamente, pero nosotros afirmamos que la mujer no se ha liberado sino devaluado, por que ha caído en la basura del alcoholismo,la promiscuidad,la drogadicción,el lesbianismo y demás aberraciones; la mujer quiere ser igual al hombre pero en lo peor. Lo decididamente triste del caso es que se les hace creer por diversos medios de propaganda que dicho comportamiento es adecuado y " políticamente correcto”

Pregunta:¿Cual es la mejor forma de destruir la civilización occidental desde su raíz?

Respuesta:Degenerando y aniquilando al elemento reproductor de la especie, la mujer.

Ha sido una labor de siglos pero se ha conseguido, no sólo convenciéndola de que tener hijos es una traba para su desarrollo profesional, sino de que su útero es suyo y hace con él lo que quiera, pudiendo así permitirse el lujo de llevar a la civilización occidental a su degeneración más absoluta.

La labor de reeducación de la mujer ha sido costosa, pero se ha llevado a cabo con éxito. A partir de la "revolución francesa" la mujer fue paso a paso y poco a poco cambiando su forma de pensar y dejándose influir por el liberalismo que, muy inteligentemente, fue impregnando su pensamiento de ideas manipuladas hacia la consecución de ominosos fines. Esas ideas, en su base, tenían un planteamiento no falto de razón: las concepciones machistas de represión hacia la mujer depositaria de la cultura y responsable de su transmisión a la prole, hicieron de esta una esclava sumisa al servicio del macho-amo que veía ante cualquier tentativa de aprendizaje o valor y coraje por parte de la mujer, un atentado al honor del hombre, olvidando que ancestralmente la mujer era considerada como una igual dentro del clan con misiones tan importantes como las del hombre y que no eran consideradas como lastre; ¿que misiones mas importantes que la maternidad, o la defensa del hogar?.

Esta concepción machista, en la que la mujer se limitaba a dar placer a su esposo y a concebir hijos sin sentido, con el tiempo llegó a ser vista como una losa que impedía el desarrollo intelectual de la mujer, que le impedía pensar y relacionarse socialmente como ser inteligente que podía ser válido para la sociedad y cuyo pensamiento y opinión debía contar como miembro de la comunidad en que se integraba.

Esta idea válida en su esencia la retomó el marxismo para crear una revolución femenina que convirtió en feminista en la que se intentaba, bajo el falso lema de la igualdad, hacerla "igual" al hombre, es decir, igual desde el planteamiento sexual que era el más importante.

Bajo el engaño de falsedades como un mayor poder adquisitivo, una realización profesional, una productividad para la sociedad, una mejor preparación intelectual...., se fue subliminalmente introduciendo en la mentalidad de la mujer, mensajes como "tu cuerpo es tuyo", "los hijos son una carga que impiden tu desarrollo", "los hijos te atan", "necesitas mucho dinero para educarlos bien y darles todo lo que el sistema capitalista dice que es necesario para tus hijos", "el matrimonio es un asco y una pérdida de tiempo"...De esta forma pasaron a despreciar la sacra esencia femenina que la hace maravillosamente distinta, el poder de engendrar vida. Ese poder que la convierte en diosa suprema de la fertilidad y de la educación.

¿Qué pasaría si en la naturaleza los árboles se negaran a reproducirse?
Poco a poco se extinguiría la vida vegetal y el ciclo natural de la vida se rompería dando lugar al caos.

El principio marxista de la igualdad de las razas, presupone una mezcla de ellas mismas, dando lugar a una raza distinta y degenerada, y no sólo eso, la cultura y religión de las mujeres orientales, todavía no occidentalizadas, no les impide parir hijos como conejas, es más, en el caso de las musulmanas el Corán lo incentiva para "hacer grande la nación".
Con estos datos la "tonta" mujer occidental, creyéndose poderosa en el mundo laboral e intelectual, está permitiendo ese exterminio de la raza y de su cultura y herencia, y está perdiendo su esencialidad, lo que la hace orgánicamente distinta del hombre.

La mujer no debe estar sometida a las leyes del Hombre, sino luchar codo con codo con él, cada uno con su misión.

La mujer es la transmisora primera de la cultura a sus hijos, empezando por la lengua y la capacidad de expresión y comunicación; la mujer debe estar preparada para educar a su prole lo mejor posible, no debe ser una ignorante cuya opinión no cuente, sino todo lo contrario, ya que es la primera depositaria de la memoria de un pueblo y su función es fundamental en la infancia de los hijos pues de ella dependerá su futuro comportamiento en la sociedad.

La mujer, la madre es quien dice al hijo quién es su padre, y sin dudarlo el hijo lo reconoce como tal. Así también le enseña cual es su raza, su pueblo y su nación y que debe luchar por ella, por defenderla y conservarla.

La manipulación sistemática en el pensamiento de la mujer occidental la ha convertido en la mayor arma de destrucción masiva de la historia, un arma que extermina de raíz...y para siempre.
El exterminio ha comenzado por el útero y por el cerebro, por el cerebro de la mujer.

La labor de reeducación de la mujer comienza ahora.
Las mujeres son las educadoras espirituales de los hijos , son las reinas de los hogares y el pilar que sostiene a nuestra sociedad , por ellas también estamos aquí presentes. Por ellas existimos.

MUJER,¡RECUPERA TU ESENCIA!

3 comentarios:

Mefistófeles dijo...

Creo que la referencia a la que aludes, trata involuntariamente de expresar que las mujeres estamos bajo un estereotipo y que nuestra libertad a decidir, la forma en la que vivimos o hasta nuestra libertad sexual, esta sujeta a lo que dispongan tú y otros hombres…realmente considero retrograda tu forma de ver, muchos de los autores a los que mencionas en este blog, estaban íntimamente ligados o en pro de la liberación femenina. Es lamentable entonces que pese a que hemos sufrido por muchos años, ahora se nos venga a someter…jajaja, si crees que te voy hacer caso…que se pudra la cultura occidental…nadie me dirá que hacer con mi vida

Kommunist dijo...

Concuerdo en que la mujer está siendo destruída hasta cierto punto, pero no desde la misma perspectiva en la que lo planteas en tu entrada.

La mujer, como el resto de los miembros de la sociedad está ahora sujeta a los modelos establecidos por la economóa capitalista en una época en la que se ha hipersexualizado a la sociedad y el sexo de ha vuelto una herramienta comercial para incentivar el consumo.

De esta manera ha evolucionado la objetificación de la mujer de una posesión de un sólo hombre a un artículo de lujo para varios. Se ha enmascarado esta objetificación con la "lucha por la liberación femenina" la cual para un ginéfilo como yo no tiene sentido en primera instancia pues, para buscar liberación hay que reconocer primero la opresión.

"Aborto" en la mayoría de los casos no es más que un eufemismo para "asesinato" pues, desde cualquier perspectiva y sin caer en la metafísica la vida empieza con la concepción. Así como nadie tiene derecho a decidir si el vecino, el amigo o el hermano vive o no, la madre no puede decidir si su hijo vive o no. No es una cuetsión de libertad femenina sino del respeto a la vida. Claro es muy sencillo tacharlo a uno de "machista" y de no comprender a la mujer y de querer su opresión, pero, así como las mujeres merecen un trato especial (así lo creo pues como he dicho soy ginéfilo) también tienen una responsabilidad especial con respecto a la vida pues dentro de ellas es donde se genera la vida humana.

Creo que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo pero no sobre la vida del ser que engendra. Por lo tanto, si su preocupación es el no poder darle una vida "digna" a su hijo (no sé quien carajos puede en este sistema de todos modos) lo que debe hacer es evitar la concepción no interrumpirla. No hay discusión al respecto.

No creo que el deber de la mujer sea el de procrear y criar a los hijos y estar en el hogar pues considero a la mujer mi igual. La mujer como el hombre es capaz de adquirir conocimientos, de trabajar, de hacer deporte, vaya de hacer lo que hace el hombre y no veo porque no habría de hacerlo. Sin embargo, es un hecho que si la mujer decide no tener hijos eso llevará no sólo a la cultura sino a la especie a su extinción.

¿Es esa negativa a procrear parte de la nueva cultura? En parte. Nuestra cultura actual está basada en el trabajo "supereficiente" en el mayor desgaste posible y en el aceptar la explotación como una virtud. Se busca que los seres humanos nos sintamos realizados a través de ser explotados por otros y que nos sintamos culpables por "no esforzarnos lo suficiente", por no seguir al pie de la letra y con el debido esmero a esos modelos que se nos han implantado. La mujer, siempre objetificada y comerciable, ha sido el blanco principal de esta campaña anti-cultural. Se le ha dicho que debe esforzarse aún más que el hombre buscando una reivindicación falaz. La mujer, en búsqueda de esa realización de ser un trabajador exitoso (o bien habituado y gustoso a la explotación) ve en los hijos un obstáculo. ¿Y qué sucede con la mujer proletaria? La que cuenta por lom menos con un mínimo de información sabe bien que no puede proveer a sus hijos con sus ingresos y, por tanto, evita y/o interrumpe la procreación.

En resumen, atribuyo al sistema económico que tenemos y su consecuente cultura comercial y consumista al declive no sólo, aunque sí principalmente, de la cultura occidental y de las demás culturas así como de la actual degradación de la mujer producto de lo que llamo neoobjetificación.

Eso es todo.

Anónimo dijo...

somos esclavas de una cultura occidental basada en tonterías, como el culto al cuerpo y la competitividad. El hombre es un animal y no puede librarse de su naturaleza, pero por algún motivo estamos dotados de una consciencia que nos debería permitir analizar el por qué de todo esto. yo no veo que exista tanta diferencia entre un burka y el tener que vestir a la moda para agradar al sexo opuesto. La mujer occidental va de liberada, pero calza tacones de 15 cm que le fastidian la espalda y es esclava de la imagen, únicamente para no quedarse atrás y se la elegida por los machos. Desgraciadamente, no somos conscientes de eso.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Artículo 6o. La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado.
Artículo 7o. Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad pueden establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.

(Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos)


El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)


Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión

(Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.)


- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a "Libertades "del Tratado para el que se establece una Constitución Europea)