miércoles, 20 de abril de 2011

LOS MILAGROS


La idea de lo que es un milagro puede abarcar una gran diversidad de hechos humanos, desde un cambio de actitud o la curación de una enfermedad degenerativa hasta la regeneración de un adicto o la resucitación de una persona que se creía muerta. Hay quienes consideran a los milagros como toda cosa que no pasa habitualmente -un rompimiento de lo rutinario- y otros que consideran a los milagros como hechos sobrenaturales o dificultosos de explicar por medio de leyes científicas conocidas.

La raíz del concepto de esta palabra se relaciona directamente con las religiones de raíz judeo-cristiana y el Diccionario de la Lengua Española lo define en su primera acepción como "hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino".

Lo que yo pienso (y que creo mas razonable) es lo siguiente:

Nosotros vivimos en un mundo "real" y "físico" (quien se dedique a la metafísica seria se burlará de este comentario, pero sólo estoy tratando de ser claro y entendible) en el cual todo es "real" y "físico" (¡Valga la redundancia!) pero este mundo real y físico tiene algunas grietas a través de las cuales, en momentos extraordinarios, se introduce una "realidad" de otro calibre que no resulta "familiar" como aquella a la que estamos habituados. Los 'memes' religiosos nos dirán que estas circunstancias se presentan solamente con la "voluntad de Dios" y llevan un propósito bien definido.

En realidad, solo en esta época del cristianismo o el catolicismo estupido y blando se ha podido dar el monopolio del milagro a un Dios amoroso. Pero puede venir también de uno colérico, vengativo, celoso y dominador. Moisés, el salvaje y sanguinario líder de los hebreos, realizo en nombre de su "misericordioso" Dios, diez "milagros" (un montón de plagas, muertes y destrucciones milagrosas que afectaron terriblemente a Egipto) Josué, otro hebreo igual de lindo, hizo algo semejante en Jericó derribando las murallas a "trompetazo limpio" ¿Y que me dicen de la caída de la torre de Babel? un supuesto milagro en el que murieron miles de personas. Los ingleses del siglo XVI también interpretaron como un milagro la tempestad que se desato sobre el canal de la mancha para impedir que la armada invencible llegara a sus costas. ¡Eureka! Un golpe de suerte tan grande que parece sobrenatural se llama milagro si favorece al lado político-ético-social correcto, si no... ¡ES OBRA DEL DEMONIO! Claro, estos son los principios que regían a la gente de los remotos tiempos en los que se creía que los volcanes y terremotos eran un castigo de Dios... tanto tiempo y seguimos siendo tan ignorantes... bueno, al menos yo no, pero la mayoria de los "seres humanos" no progresa ni a golpes (en sentido real y metafórico). Lo cierto es que los humanos actuales no vivimos en un mundo "milagroso", sino en un mundo nauseabundamente decadente y hundido en un hoyo bastante profundo...

Seamos francos... si un Dios como el que nos 'pintan' en las caricaturas, en las iglesias y en los cuentos existiera, no estaria preocupado en mandarnos "amorosos" milagros, sino en enviar alguna plaga letal que acabara de una vez con esta especie en su mayoría tan odiosa, egoísta e inútil. Por suerte Dios muy probablemente no existe en la forma que comunmente imaginamos o no nos toma en cuenta...y los humanos podemos existir haciendo la vida imposible al planeta y a nosotros mismos.

En ciertos momentos especiales y propicios, un destello de lo noble y 'espiritual' que hay en la naturaleza humana nos eleva por encima de esa podrida zanja en la que mucha gente se encuentra y se abre una puerta a algo que habitualmente no se encuentra en nuestra rutina de lo que vemos, sentimos, escuchamos o experimentamos.

Concretando: nos acostumbramos a ver el mundo de una manera determinada, un día sucede algo que sale de la rutina y cambiamos nuestra visión de las cosas. No es otro el sentido de los acontecimientos llamados "espirituales". Finalmente,puede decirse que el 'milagro' es un don y su propósito es provocar un cambio en la conciencia de quien lo vive; sensibilizar al individuo que lo recibe hacia una realidad que antes le era imperceptible, indiferente, poco real o hasta "imposible".

Un amigo me platicó que cuando era pequeño, un día estaba con su familia en un centro comercial, y por estar curioseando, accidentalmente se le atoro el dedo junto con una parte de la mano en las escaleras eléctricas (por donde corre la parte del barandal) lo que casi le tritura parte de la mano, lo único que recuerda es que grito de dolor al sentir como si algo enorme le estuviese pisando la mano. En cuanto su padre escuchó el grito, corrió a toda velocidad hacia la escalera y sin pensarlo, detuvo completamente el barandal eléctrico con una mano (una escalera electrica bastante grande) por varios segundos y con la otra mano saco la mano de su hijo de la escalera. Debo aclarar que su padre no es 'halterófilo' (levantador de peso) ni mucho menos... (Me parece que en la actualidad se llama a esto "shock de adrenalina").

Algo es cierto, los milagros existen, pero no los hace San Pancrasio de los Aguacates ni Santa Teófila de los Coyotes; el mismo ser humano los crea con el Sentimiento, con la Razón, con el Ingenio y con la Fe (Fe en uno mismo, no en un Dios que no habla ni escucha, aunque muchos se autoengañen pensando que sí lo hace... ¡Vaya un pensamiento egocéntrico y extravagante del ser humano!; imaginarse que un Ente Creador de TODO se va a preocupar por la patética vida de cualquier humano...)

El padre de mi amigo no hizo esa hazaña "paranormal" con fe en Dios o en algún santito de a tres pesos; lo hizo con la fe de no ver a su hijo sin una mano, volvio posible algo que parecíá "imposible" para salvar a quien quería; y eso mis estimados amigos, no lo hace Teresa de Calcuta, ni Juan Pablo II, ni Juan Diego, ni cualquier beato "asexuado"...

¿Creer o no en los milagros? No es menester una respuesta, creas o no en ellos, de cualquier forma suceden. ¿Que no es un milagro que tú, gracias a que un espermatozoide entre millones ganó a todos los demás, puedas estar aquí, ahora, viviendo este momento? ¿No es algo milagroso que exista la Novena Sinfonía de Beethoven, una escultura de Miguel Ángel, un buen libro o el cielo estrellado sobre nuestras cabezas?

2 comentarios:

Enrique Arias Valencia dijo...

Excelente texto, Lovecraft.

Hagamos el milagro estético.

genetticca dijo...

http://visceral-genetticca.blogspot.com/

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Artículo 6o. La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado.
Artículo 7o. Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni autoridad pueden establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.

(Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos)


El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)


Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión

(Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.)


- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a "Libertades "del Tratado para el que se establece una Constitución Europea)